noviembre 6, 2014

La eterna juventud

En la historia de la humanidad es una constante a lo largo de los siglos la búsqueda de la vida eterna, la eterna juventud, la piedra filosofal, o el Santo Grial

En la antigua Mesopotamia, Gilgamesh, rey de Uruk, parece ser el primer personaje del que se tiene noticias escritas que inicia esta búsqueda de la inmortalidad.

Sumeria fue la primera civilización mesopotámica y se considera que los sumerios también fueron los primeros en escribir (escritura cuneiforme año 3000 A.C.). Los escritos estaban grabados en unas tablillas de barro.

En una narración sumeria en verso, escrita en un dialecto del idioma acadio que solo se usaba con fines literarios, y gracias a unas tablillas que había pertenecido a la biblioteca de Asurbanipal, tenemos conocimiento de la epopeya de Gilgamesh. Constituye la obra épica más antigua conocida.

La dificultad de traducción de estas tablillas y el deterioro de las mismas ha ocasionado distintas versiones de la misma epopeya, pero en esencia, todas coinciden en el viaje de Gilgamesh para buscar la planta de la vida: un árbol, una hierba… También coinciden en que la encuentra… pero una serpiente se la come. Por eso muda la serpiente de piel. Se renueva. Vuelve a nacer.

Soy muy amante de estas historias y me gustaría abundar en ella, pero no es ese mi propósito. La búsqueda de la juventud, no la hallaremos en unas hierbas, ni en un árbol, tampoco es una cuestión de alquimia, como creían los alquimistas que en la Edad Media buscaban la piedra filosofal.

Como dicen en mi libro los sabios habitantes de “La Montaña Áurea”: esta búsqueda es tan solo una metáfora del perfeccionamiento espiritual y debemos encontrarla dentro de nosotros mismos.

Los habitantes de la Montaña Aurea no buscaban la eterna juventud, pero en sus experimentos para encontrar una fórmula que les permitiera extraer el oro de su montaña sin dañarla, se dieron una serie de circunstancias que crearon un ambiente con efectos parecidos a lo que se esperaba de la piedra filosofal. Pero eran demasiado sabios para ponerla a disposición del mundo.

Si quieres saber más:

 Ir a Amazon

Leave A Comment

  • De nuevo Teresa

  • Recuerdos

  • Recuerdo